¿Cómo hacer un gallinero casero grande?

¿Estás listo para la aventura de tener gallinas en tu propiedad? ¡No te arrepentirás!

Como hacer un gallinero grande casero

¿Quieres saber cómo hacer un gallinero casero grande? Es un proceso que requiere dedicación, pero que, con la ayuda adecuada, puedes llevar a cabo con muy buenos resultados.

En esta guía te vamos a contar todo lo que necesitas para que materializar con éxito este proyecto se convierta en uno de tus grandes logros del año.

¿Preparado para tener un gran gallinero casero que hayas construido por tu propia cuenta?

Preparándote para hacer un gallinero casero

No, no cojas las herramientas todavía. Antes de eso hay ciertos trámites que llevar a cabo. Son bastante sencillos, así que no te van a llevar mucho tiempo.

Comprobar la normativa

El primero de ellos es asegurarte de poder instalar un gallinero. No suele haber problema, pero nunca se sabe si tu ciudad o urbanización tiene alguna norma concreta acerca de ello. Si no encuentras una respuesta concreta respecto a tu lugar de residencia, lo mejor es que consultes el Real Decreto 3/2002 publicado el 11 del 01.

Elegir el lugar de instalación

gallinero-grande-casero-jardin-1

Toma medidas y piensa en las dimensiones que quieres que tenga tu gallinero.

El tamaño influirá en la cantidad de gallinas que pueden alojarse en su interior.

Nunca las apelotones ni las juntes en exceso, puesto que son animales que merecen una vida digna y, por otro lado, su nivel de felicidad y satisfacción, influirá en la calidad de sus huevos.

Por lo tanto, toma medidas y elige el lugar donde quieras que estén tus gallinas.

Prepara los materiales

Hay gallineros prefabricados que se tienen que instalar y necesitan montaje, mientras que los verdaderamente caseros nacen del uso de componentes y materiales que tendrás que trabajar por tu cuenta.

En esta guía te explicamos cómo hacer el gallinero desde cero de forma casera, por lo que necesitas una serie de materiales que te detallamos a continuación:

  • Madera para la estructura: también puede ser de PVC o de acero galvanizado. Intenta que el material haya sido sometido a un proceso de refuerzo para ser impermeable. Esto es importante, puesto que todos los materiales se dañan debido a su exposición a la lluvia y los efectos del clima
  • Malla de jardinero: es el componente que te ayuda a crear una zona exterior para las gallinas. Lo que hace es encerrar la estructura y protegerla para que las aves estén a salvo
  • Nidos: los puedes comprar ya preparados o usar madera para construirlos. Se puede decir que son simples cajones, así que fabricarlos no tienen ningún misterio
  • Perchas: a las gallinas les encanta subirse y es frecuente verlas durmiendo en ellas
  • Comederos y bebederos: las gallinas necesitarán alimentarse y beber agua
  • Sustrato: para el suelo, así como otros materiales que necesitarás, como paja para los nidos

Comienza la construcción

El gallinero casero se divide en dos zonas principales: el gallinero interior, el lugar donde se encuentran los nidos y las perchas, así como la zona exterior, que es donde las gallinas salen a moverse durante el día.

Ambas partes están conectadas, pero también diferenciadas en dos alturas distintas.

¿Cómo construir la zona exterior del gallinero?

gallinero de madera estructura

Esta parte tiene que ser la más grande. Es el espacio que van a usar las gallinas para estar a sus anchas, comer y beber.

Necesitan moverse, así que cuenta con que una buena parte del jardín estará dedicada a tus gallinas.

Para levantar la estructura que delimite la zona exterior tendrás que usar postes, siendo posible que estén fabricados con madera o con hierro.

Los de madera son la opción más económica y, al mismo tiempo, la más extendida.

Lo único que tienes que asegurarte es de que la madera haya sido tratada para estar expuesta a la intemperie, puesto que se verá sometida a unas condiciones del clima muy variadas.

  • Ancla los postes al suelo y, con el uso de arandelas y tornillos, realiza la instalación de la malla de alambre. Es importante que la malla quede fija y que se vea que está colocada de una manera resistente. Piensa que se trata de la defensa que tienen tus gallinas ante los depredadores del exterior. Nunca sabes qué tipo de animal podría llegar a interesarse por tus gallinas incluso si vives en una zona de ciudad.
  • Lo último que tienes que hacer es instalar la puerta de acceso. Como en los postes, puedes usar madera o hierro. Si la haces de madera, hay listones fantásticos que te permitirán aportar tanto una gran resistencia como una dosis de estilo.
  • La parte central de la puerta también debería llevar malla de protección. Asimismo, asegúrate de poner un buen candado o sistema de cierre.
  • En algunos casos se opta por un cierre muy simple, como un mecanismo de cuerda que sirva para abrir la puerta, pero quizá prefieres algo más elaborado. Tus gallinas, no obstante, no abrirán la puerta de ninguna de las maneras.

¿Cómo construir la zona interior del gallinero?

Ahora que ya tienes el exterior y que sabes dónde van a vivir tus gallinas, es hora de darles una casa.

Piensa que la zona interior del gallinero no puede estar a ras de suelo: debe elevarse.

Además, recuerda lo que te decíamos antes sobre la importancia de tener un gallinero espacioso.

Asegúrate de que tus gallinas vivirán cómodamente para que luego pongan buenos huevos.

  • Para levantar la estructura necesitas seis postes de gran grosor con unas medidas de 7 x 7 cm.
  • Cuatro de los postes irán en los lados creando la estructura cuadrada, mientras que los otros dos postes serán sujeciones maestras que se colocarán en el centro de la caseta. Esa combinación de seis puntos de apoyo garantizará que la caseta de las gallinas se encontrará firme en todo momento.
  • La altura que se recomienda alcanzar con la estructura es de entre 1,5 y 1,8 metros, aunque si puedes llegar a 1,8 siempre vas a tener un mayor bienestar para tus gallinas.
  • Recuerda, por otro lado, que es importante que los postes sean de una madera que ya haya sido tratada para soportar la intemperie.
  • A continuación, utiliza madera en lamas con la intención de dar forma a toda la pared de la estructura. Ve uniendo las lamas y asegúrate de que la caseta sea firme. No olvides que es recomendable que uno de los lados, el que está en contacto directo con el sol, tenga una ventana. Así le proporcionarás al interior del gallinero una buena ventilación y el beneficio de que, por la mañana, entren los rayos del sol (a ser posible no de la forma más directa).
  • En el momento en el que hayas puesto las cuatro paredes tendrás que cerrar la caseta con una madera que sirva de techo.
  • Si eres un manitas puedes intentar poner una bisagra que te permita disponer de un techo abatible. Esta es la mejor opción para estar preparados cara al momento de hacer la limpieza. Así, podrás abrir el techo y limpiar cómodamente. No obstante, no es algo imprescindible, por lo que, si crees que se escapa a tus posibilidades, instala un techo normal sin más florituras.
  • Otra recomendación es que le aportes protección adicional al techo con una cobertura de tela asfaltada. El motivo de ello es que será conveniente para los días de lluvia, puesto que protegerá mejor la estructura y ayudará a que las gallinas no sufran ningún tipo de problema.

¿Cómo habilitar el interior del gallinero?

Principalmente hay dos cosas que tienes que asegurarte de instalar: los nidos y las perchas. Por supuesto, necesitas unos buenos ponederos que ayuden a que las gallinas se sientan mejor.

En una estructura compleja, lo más recomendable es que el nido tenga un sistema por el cual puedas recoger los huevos muy cómodamente desde el exterior.

gallinero interior con perchas y con rampa

Pero eso es algo que se suele ofrecer en los gallineros prefabricados y que cuesta más esfuerzo hacerlo manualmente.

Por ello, si tienes que recoger los huevos de manera más tradicional, no tiene que ser algo negativo.

Pon suficiente espacio en los ponederos y que así las gallinas se sientan a gusto.

Además, tienes que instalar las perchas en las que las gallinas se subirán para dormir.

Posiblemente con dos perchas tengas espacio más que suficiente según las características de un gallinero estándar.

Por último, como forma de conectar la planta superior con la inferior, necesitarás instalar una rampa que ayude a que las gallinas puedan ir y volver de manera cómoda.

¿Qué más hay que tener en cuenta?

¡Prácticamente ya lo sabes todo! ¿Has visto cómo no es algo tan complicado? Hacer un gallinero casero no es tan difícil.

Es recomendable que pienses en la inversión que va a llevarte en materiales, tiempo y esfuerzo, así como que valores tus propias habilidades trabajando con madera y otros componentes.

Así podrás ver si te interesa más construirlo por ti mismo o comprar uno que ya venga hecho.

Tomes la decisión que tomes, seguro que vas a tener, dentro de poco, un estupendo gallinero donde tus felices gallinas no tardarán en comenzar a poner huevos de calidad.

¿Te ha resultado útil este contenido?
(Votos: 1 Promedio: 5)