¿Cómo ponen huevos las gallinas?

huevos blancos de gallinas

Que las gallinas pongan huevos es otro de esos procesos que conocemos, pero que no dejan de ser sorprendentes.

La naturaleza tiene muchos secretos y un funcionamiento tan complejo que no deja de provocar que se nos abra la boca cada vez que pensamos en ello.

¿Cómo ponen los huevos las gallinas? ¿Qué ocurre en el proceso y cómo puede ser que lo hagan de una manera tan frecuente?

¿Por qué ponen las gallinas un huevo al día?

Te vamos a explicar este fenómeno desde distintos puntos de vista profundizando en todo lo que supone. Pero, para comenzar, podemos decirte que el procedimiento es muy sencillo.

Las gallinas están “programadas” para poner entre 10 y 12 huevos en su nido. Lo hacen y luego pasan a incubarlos. El problema para ellas es que cuando tenemos un gallinero, retiramos los huevos a diario o cada pocos días. Eso lleva a que la gallina nunca llegue a cumplir su “misión” de alcanzar esa cantidad de huevos. Por ello, en lugar de parar para incubar, continúa poniendo huevos.

Esto ocurre desde que la gallina ha alcanzado su periodo de madurez, lo que suele producirse entre cinco y seis meses después de su nacimiento.

Los primeros huevos que pondrá tendrán un tamaño reducido, serán menos consistentes e incluso podrían tener un poco de sangre en la parte superior. Todo está dentro de lo normal que se espera de las gallinas cuando están comenzando a poner. Con el tiempo alcanzarán la normalidad y pondrán huevos de forma tradicional hasta que tengan entre dos y tres años.

Ese es el periodo en el que las gallinas suelen poner los huevos. Por si te lo estás preguntando: no, una gallina no necesita que un gallo fecunde los huevos para que pueda ponerlos. En realidad, no hay ningún inconveniente para que la gallina haga su parte sin tener ningún tipo de interacción con el gallo.

El proceso natural de la puesta de los huevos

La gallina ovula a diario sin importar si hay un gallo que lo fecunde. Cuando eso ocurre, el óvulo pasa de la ovoteca donde se encuentra y se desplaza hasta la cloaca utilizando el oviducto. En el oviducto es donde se aplica la clara, lo que hace que el óvulo se vaya protegiendo.

Antes de acabar saliendo al exterior, se hace el proceso calcáreo, en el cual se coloca la capa de protección que necesitaría el huevo para ser incubado. Esa es la cáscara tan reconocible de los huevos. Después de eso, el huevo ya está listo para salir al exterior. Este proceso se repite a diario de una manera metódica y sin alteraciones.

El único cambio que se puede producir respecto a lo indicado es si existe contacto con un gallo. En ese caso, cuando el huevo pasase por el oviducto, se encontraría con la célula espermática que habría puesto el gallo.

La combinación haría que se formase un embrión y que el huevo se transformase de un huevo no fecundado como los que utilizamos para comer en un huevo del que nacería un pollito.

¿Por qué algunas gallinas ponen huevos con dos yemas?

huevo con dos yemas

No es nada tan extraño. En realidad, es posible que sepas que hay gallinas con mayor tendencia a ello.

La explicación es tan simple como que la gallina haya pasado por un proceso en el que se hayan desprendido dos óvulos durante un mismo día.

Así, en vez de llegar a poner dos huevos, porque su organismo no está preparado para ello, lo que ocurre es que saca un huevo en el que hay dos yemas.

Seguro que, si te ha pasado alguna vez, la sorpresa ha sido mayúscula. A los niños, por ejemplo, es algo que les encanta.

¿Qué necesita la gallina para poner los huevos?

Es necesario que se cubran una serie de condiciones y de requisitos. Algunos se pueden modificar o ajustar, mientras que otros son ambientales o incluso están relacionados con la propia gallina. La raza, el tamaño o la edad también influyen en su forma de poner huevos.

Uno de los factores importantes para la gallina es la iluminación. Necesita entre 10 y 12 horas de exposición al sol o la luz de forma diaria. Debido a ello, en ocasiones es recomendable instalar bombillas de baja intensidad en el interior del gallinero si el lugar no recibe mucho sol o si hay periodos del año demasiado nublados.

Por otro lado, también es importante que la gallina esté cómoda. El ponedero tiene que darle un espacio acogedor, ni demasiado grande, ni muy pequeño. Y, a ser posible, tiene que ser oscuro y estar alejado de la luz directa.

Porque si bien la luz es necesaria en el día a día, no ocurre lo mismo en el momento en el cual la gallina está poniendo su huevo.

Ese periodo de tiempo tiene que ser de máxima relajación y no tener mucha luz que le moleste. Por ello, hay algunos modelos de nidos que están cubiertos y que ofrecen una profundidad suficiente que permita a la gallina no verse alterada o molestada por la luz exterior.

Un espacio cómodo y seguro donde poner los huevos también hará que la gallina se sienta segura. Eso es muy importante, puesto que la gallina hará lo posible para sentir que no hay ningún depredador que pueda poner sus huevos en peligro.

Ponederos gallinas gallineros interior

Debido a ello, es común que los ponederos se pongan a cierta altura, ya que se trata de la mejor manera con la que las gallinas ganan en relajación. De forma curiosa, si analizas la forma en la que la gallina va al nido cada día, apreciarás que, a medida que avanza su ciclo, va retrasando el momento del día en el que pone el huevo.

Por cierto sabías que...
El color de los huevos depende del color de los oídos de la gallina. Así pues las gallinas que tienen los oídos blancos producen huevos blancos. Y las gallinas con oídos rojos producen huevos marrones

¿Qué ocurre después de poner los huevos?

La gallina ha hecho su parte y abandonará el ponedero para continuar con su rutina. Tú, por supuesto, retirarás los huevos, por lo que, al día siguiente, la gallina no los encontrará. Eso no evitará que vuelva a poner otro huevo y que, en su mente, continúe haciendo lo que le dictamina su ciclo natural.

Cuando pasen los días, lo cual suele ser entre 9 y 15 días, la gallina pasará a su estado de incubación. En algunos casos, lo hará tanto si hay huevos en el nido como si no los hay. Y si hay huevos, pero no están fecundados, tampoco notará la diferencia.

gallinas huevos

También hay gallinas que se saltan este paso y continúan con su ciclo de poner huevos casi a diario. Es conveniente conocer a tus gallinas para que así sepas qué puedes esperar de su proceso de puesta de huevos y de su comportamiento.

Parte del secreto de tener gallinas y de criarlas para que te proporcionen huevos, se encuentra en conocerlas y entender cómo funciona su naturaleza.

Si los huevos de la gallina hubieran sido fecundados, tendrías que dejarlos en el nido. La gallina entraría en ese proceso de trance tan particular que se extendería durante 21 días.

Tendrías que ayudarla en todo lo posible, por ejemplo, poniendo un buen suministro de agua y comida cerca de ella.

Habría algunos momentos en los que dejaría el nido, pero sería algo muy esporádico. Cuando pasaran los días, los pollitos nacerían de los huevos o los huevos no fecundados se quedarían podridos. Hay algunas personas que aprovechan ese periodo de incubación para poner huevos de pavo, cuyo tiempo de incubación es de 28 días.

Las gallinas no se dan cuenta de ello, por lo que resulta una buena forma de sacar partido al proceso de incubación de las gallinas cuando necesitan hacerlo.

¿Cómo parar a una gallina clueca?

La gallina clueca es la que ha entrado en fase de incubación, aunque no existan motivos para ello.

Esto, por supuesto, es un problema que hay que cortar por lo sano de la manera menos traumática posible para la gallina.

Una de las opciones es quitar el nido, aunque posiblemente sea un problema, puesto que habrá otras gallinas que lo necesitarán para poner sus huevos.

gallina clueca

Y, si lo dejas, la gallina clueca irá directamente a él y se quedará postrada incluso si no están los huevos.

Una de las ideas por las que puedes optar es retirar el nido. Es frecuente que las gallinas hayan elegido un nido para hacer su proceso de incubado. Por lo tanto, puedes retirar ese nido y dejar los demás.

Normalmente la gallina no iría a ninguno de los otros. Si aun así la gallina sigue con lo suyo, otra opción es sacarla fuera y tenerla en el exterior del gallinero durante 1 día. Eso permitirá que su cerebro haga un reset y que, cuando vuelva al interior, lo haga retomando el ciclo de puesta de huevos.

De todas formas, anota otro consejo: es posible que quieras aprovechar que tienes una gallina clueca. Por ejemplo, podrías comprar huevos que sí se encuentren fecundados o incluso huevos de otro tipo de gallina, y usarla a ella para que los incube. Les dará la vuelta cada cierto tiempo y los tratará como si fueran sus propios huevos hasta que estén listos para eclosionar.

¿Te ha resultado útil este contenido?
(Votos: 1 Promedio: 5)