¿Qué no pueden comer las gallinas?

gallinas rubias

La alimentación de la gallina puede ser complicada, en especial si es la primera vez que tienes gallinas.

Si bien es fácil saber cuáles son los alimentos que pueden comer y que las ayudan a estar saludables, no es tan sencillo tener clara la lista de comida prohibida.

¿Qué no pueden comer las gallinas? En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre cuáles son los alimentos que nunca deberías proporcionarles.

Semillas de frutas

Es común que tengas árboles frutales en tu jardín. ¿Pero sabías que pueden llegar a ser tóxicos para tus gallinas? Eso sí, hay que especificar. El problema se encuentra en las semillas.

Si las frutas caen de los árboles y piensas que las gallinas se las pueden comer sin más, estás en un grave error.

Lo que puedes proporcionar a tus gallinas es la pulpa o la cáscara, pero nunca deberías dejar que coman las semillas. Estas son tóxicas y podrían llegar a acabar con la vida de las gallinas.

La razón de la toxicidad de las semillas de las frutas se encuentra en la gran cantidad de cianuro que se incluye dentro. En especial, tienes que evitar que tus gallinas se coman las semillas de manzana, pera, cereza y melocotón.

semilla de melocoton

Semillas de café

semilla de cafe no pueden comer las gallinas

La cafeína es una de las peores sustancias que se le pueden dar a una gallina. Los efectos de su entrada en el organismo pueden ser demoledores.

En pequeñas dosis, la cafeína haría que el ritmo cardíaco de las gallinas se acelerara de forma extrema, provocándoles estrés y afectando a la manera en la que pondrán huevos.

En dosis mayores, la cafeína puede provocar la muerte.

Aguacate

Las gallinas no deben comer aguacate debido a los efectos nocivos que puede tener en su salud. Las principales consecuencias de su ingesta son enfermedad hepática e insuficiencia cardíaca.

Hojas de ciertas plantas

Aunque los frutos de estas plantas no son peligrosos, las hojas y los tallos sí que representan un riesgo. Son el pimiento, el tomate y la berenjena, principalmente. Las toxinas que incluyen sus hojas podrían provocar serios problemas de salud a las gallinas.

Alimentos lácteos

Las gallinas no están preparadas para digerir la lactosa.

Eso significa que, si les proporcionas algún alimento que la contenga, como leche o yogur, provocarás una mala reacción en su estómago.

La conclusión de ello será una fuerte diarrea que no hará que la gallina se sienta precisamente bien y que también será un problema para la limpieza del gallinero.

leche no pueden comer las gallinas

Comida que tenga azúcar o sal

Si te fijas en la composición de los piensos para gallinas, apreciarás que no se incluye ningún tipo de sal, ni tampoco azúcar. Hay un buen motivo para ello, ya que ambas sustancias, en su producción industrial, ocasionan problemas renales y digestivos. Cuando algún alimento de gallinas incluye sal o azúcar es porque es de origen natural y no ha pasado por ningún tipo de refinado.

Cebollas o ajos

Teniendo en cuenta el tipo de vegetales que se pueden dar a las gallinas, es frecuente no saber que existe un problema con los ajos y las cebollas. Pero así es. No es que provoquen efectos serios a largo plazo o problemas de salud que pongan en riesgo su vida, pero sí que les pueden producir, por ejemplo, diarrea.

ajos no pueden comer las gallinas

No obstante, en algunas ocasiones sí es recomendable darles cebolla y ajo, puesto que se trata de uno de los sistemas de desparasitación más eficientes y naturales.

Sería conveniente que tu veterinario limite la frecuencia con la que tus gallinas comen ajo y cebolla.

Si te excedieras en el volumen que tus gallinas comen de estos alimentos, lo que también podría ocurrir es que sus huevos terminasen teniendo sabor a cebolla o ajo.

Comida con exceso de grasa

Los alimentos grasos pueden dar serios problemas al organismo de las gallinas. La grasa no les resulta fácilmente digerible, por lo que acabarán teniendo dificultades a corto y largo plazo.

No olvides que, aunque se dice coloquialmente que se le puede dar cualquier comida o resto a la gallina, hay que tener cuidado para no proporcionarles nada que pueda afectarles.

El ejemplo más claro de comida grasa que debes evitar por todos los medios posibles son los fritos. Por mucho que te hayan sobrado unos calamares, nunca pienses en dárselos a tus gallinas.

Pescado

Con el pescado ocurre algo similar a lo que pasa con las cebollas y los ajos. Pueden provocar problemas digestivos y, además, llegar a transmitir su sabor a los huevos. A nadie le resultará agradable comer un huevo que tiene sabor a pescado, por lo que no lo olvides.

Piel de patata

Eso sí, solo cuando está cruda. Si vas a cocer la patata para luego dársela a las gallinas, no tienes nada de lo que preocuparte.

En el caso de estar pensando en dar trozos de patata cruda a tus gallinas, tendrás que pelarlas antes.

Así no generarás ningún problema en la digestión y el estómago de las aves.

pela de patatas no pueden comer las gallinas

¿Qué ocurre si le das huevos a tus gallinas?

Hay un largo debate acerca de lo que puede ocurrir acerca de dar huevos a las gallinas. Una de las ideas, la que está más arraigada en el pasado, es que no es conveniente darles huevos porque pueden llegar a acostumbrarse al sabor que tienen. Y eso lo que haría sería provocar que las gallinas atacasen sus propios huevos para comérselos, lo que generaría problemas para la recogida. Bajo esta idea, se dice que es igual de malo darles huevos como proporcionarles las cáscaras.

No obstante, con el paso del tiempo se han desarrollado recomendaciones opuestas.

Primero, los ponederos actuales evitan que las gallinas puedan llegar a romper los huevos, puesto que estos se deslizan hacia una zona segura con facilidad.

Segundo, en realidad la cáscara del huevo es uno de los elementos más recomendables que se les puede dar para que mejoren su nivel de calcio. Eso sí, hay que triturar la cáscara de una forma completa para poder proporcionársela a la gallina como alimento. Si tienes dudas o quieres conocer la opinión de otro profesional, lo mejor es que le preguntes a tu veterinario.

¿Te ha resultado útil este contenido?
(Votos: 1 Promedio: 5)