¿Por qué las gallinas han dejado de poner de golpe?

gallinas ponederas

La primera vez que recoges el huevo que ha puesto una de tus gallinas, nunca la olvidas. Es algo muy especial.

Por eso, si alguna vez dejan de poner, es normal preocuparse.

Si te estás preguntando por qué las gallinas han dejado de poner huevos, te recomendamos que sigas leyendo, puesto que te vamos a guiar para que todo vuelva a la normalidad.

Ante todo, intenta mantener la calma. Esto es algo que nos ha ocurrido a todos en alguna ocasión y que no tiene por qué convertirse en un problema a largo plazo.

¿Por qué mis gallinas no ponen huevos?

Antes de comenzar a analizar posibles soluciones, ten en cuenta que puede haber muchos factores que influyen en que una gallina ponga más o menos huevos.

Por ejemplo, esto es algo que puede depender del volumen de luz natural al que se estén exponiendo, de la edad que tenga la gallina o incluso de otros factores fisiológicos.

Si hace poco que tienes gallinas, es posible que cualquier tipo de cambio en sus hábitos te ponga nervioso. Pero recuerda que hay que respetar sus ciclos y que, en ocasiones, es posible que pongan menos huevos. Ante todo, paciencia.

¿Y si están escondiendo los huevos?

La primera vez que lo veas te parecerá algo extrañísimo. Pero no sería la primera vez que ocurre.

Las gallinas tienen un fuerte instinto protector y podrían tomar la decisión de esconder sus huevos si creen que no se encuentran a salvo. Pero por qué pensarían eso? No tiene que ser algo comprensible para ti.

Por ejemplo, la gallina se puede haber asustado por ruidos fuertes que se escuchan en los alrededores del gallinero. Nada especial, quizá solo una puerta que se abre y hace ruido al cerrarse.

El miedo de las gallinas también se puede deber a la presencia de otros animales en las cercanías.

Por ejemplo, si hace poco que tienes perro, es posible que les dé miedo. O si ya tenías perro antes, es probable que las gallinas sean ahora conscientes de su presencia.

El animal que las ronde podría no pertenecer a tu propiedad. Por ejemplo, un ave rapaz que sobrevuele el gallinero en algunos momentos.

Lo que tendrías que hacer en este caso serían dos cosas:

  • Descubrir dónde están poniendo los huevos (poque los esconderán y los perderás)

  • Mejorar la seguridad del gallinero para que se sientan más seguras
gallinas ponedoras

La mejor manera de ver a las gallinas escondiendo los huevos es por la mañana a primera hora. Será entonces cuando los pongan y puedas llegar a descubrir dónde tienen el nido improvisado que hayan hecho lejos de los ponederos para gallinas que tengas.

Necesitan más agua

Ya sabes que el agua es imprescindible para la vida en todas sus variantes. Las gallinas, como las personas, necesitan mucha agua. Y lo más importante es que se trate de agua que esté limpia y que esté fresca. Por lo tanto, no puedes limitarte a poner un plato con agua y dejarla estancada durante días hasta que se agote. Hay que cuidar a las gallinas para que estén sanas y que pongan buenos huevos.

Si no tienes un bebedero de gallinas, es conveniente que les cambies el agua a diario para que estén bien provistas y puedan beber de forma agradable. Eso ayudará a que pongan más y mejores huevos.

Tienes que mejorar su alimentación

Este es uno de los aspectos más habituales cuando se trata de mejorar el rendimiento de las gallinas ponedoras. Al fin y al cabo, darles agua es fácil, pero seleccionar entre todos los tipos de comida no es tan sencillo.

Para comenzar, tal y como te indicamos con el agua, es necesario que tengan la comida en buen estado y que dispongan de suficiente cantidad. Un comedero para gallinas es imprescindible.

gallinas alimentación

Asimismo, su dieta debe estar equilibrada y disponer de una buena combinación de nutrientes.

Necesitan alimentos reguladores, hidratos y una gran cantidad de proteínas.

Elige un pienso que te recomiende un veterinario dependiendo de la condición y tipo de tus gallinas.

Por otro lado, si la zona inferior de tu gallinero no es muy amplia, no estaría mal que sacases a tus gallinas a pastar durante algunos momentos del día.

Siempre en espacios controlados, pero dándoles más libertad de movimiento. Eso les subirá el ánimo y también les permitirá complementar su alimentación con lo que ellas cacen, como insectos o distintas hierbas y semillas que encuentren.

Nivel de exposición a la luz

La luz es vital para que tus gallinas pongan huevos. Por eso lo suelen hacer a primera hora de la mañana, porque reciben la inyección de energía que les proporcionan los primeros rayos del sol.

Esta necesidad de sol no es simplemente porque les guste, sino que, en realidad, juega un papel importante en una reacción biológica.

Así, lo que hace el sol es llevar a cabo la estimulación de la hipófisis del ave, una glándula que, con ese estímulo, detiene la liberación de varias hormonas que tienen un papel clave en la puesta de los huevos.

Por lo tanto, las gallinas necesitan esos rayos del sol para realizar su proceso. Debido a ello, en los meses de invierno se produce una bajada en la producción que resulta totalmente normal. Ocurre lo mismo cuando el día amanece nublado: sabrás que habrá menos huevos que recoger.

Si el problema de la ausencia de huevos se encuentra en la luz, lo que puedes hacer es instalar bombillas dentro del gallinero. Pero tienen que estar muy controladas, solo iluminar lo necesario y ser un apoyo más que una fuente fundamental de iluminación.

El motivo de ello es que las gallinas necesitan el nivel de luz correcto, ni más, ni menos. Si tuvieran una mayor exposición a la luz, lo que pasaría es que terminarían estresándose.

Están en la época de muda

Todas las gallinas pasan por un periodo en el cual llevan a cabo el cambio de las plumas que tienen en la espalda, en el cuello y en el pecho.

Es un proceso cuya duración depende de las propias gallinas y que puede ser de semanas en el menor de los casos hasta meses en las gallinas más lentas.

Es importante que tengas en cuenta que, durante el periodo de muda, se detiene la producción de huevos.

Gallinas plumaje

La buena noticia, es que la época de muda suele llevarse a cabo en paralelo al invierno, aprovechando que hay menos luz y que las gallinas se encuentran menos concentradas en poner huevos.

Por lo tanto, si estás en otoño o invierno, es muy posible que esta sea la explicación.

Las gallinas están estresadas

Tal y como el estrés influye en la conducta y la productividad de las personas, también les puede pasar factura a las gallinas. Es algo de lo más normal. Es posible que ese estrés esté motivado con un motivo de los que ya hemos mencionado, como el miedo a los depredadores, pero también es probable que se deba a otra razón. Por ejemplo, si hay peleas entre gallinas o si la comida escasea, podrían ser motivo de estrés.

La justificación a su estrés también se podría encontrar en el ruido que haya cerca del gallinero o en si hay algo que haya cambiado repentinamente de su día a día.

La edad de la gallina

No esperes que una gallina joven ponga los mismos huevos que una veterana. El periodo de gracia de las gallinas se encuentra entre el quinto mes de vida hasta los 2 años. Durante ese plazo de tiempo será cuando más y mejores huevos pongan. Después el ritmo irá reduciéndose hasta que ya no vuelvan a poner huevos. Así que, si han bajado la producción progresivamente debido a su edad, no le intentes buscar otra explicación.

¿Es tu gallina una buena ponedora?

gallina ponedera rubia

Esta es otra pregunta que podrías hacerte. Quizá, el problema se encuentre en que la gallina en sí misma no es una gran ponedora.

Lo normal en una buena gallina ponedora es que llegue a proporcionarte una media de entre cuatro y siete huevos cada semana. Pero eso sería en el caso de ser una buena ponedora.

Aquí lo importante es que hagas un análisis de la productividad de tus gallinas.

Si tienes un registro te resultará más fácil saber si están cumpliendo con los cupos que deberían ser normales para ellas. Es posible que siempre hayan puesto pocos huevos, por lo que simplemente tendrías que asimilar que no son las mejores ponedoras.

Podrían tener una enfermedad

Puede haber muchos motivos por los que tu gallina esté enferma. Tú mismo podrás detectar en su aspecto que no se encuentran en su mejor momento.

Por ejemplo, dejarán de erguir el cuerpo y mostrarán un plumaje descuidado y en mal estado. También se moverán menos y podrían tener mucosidad en el pico. Consulta con un veterinario para salir de dudas, ya que el problema podría ser algo tan fácilmente solucionable como recurrir a un tratamiento para eliminar piojos.

Otra posibilidad sería que las gallinas fueran estériles y que no pudieran poner huevos, pero posiblemente, si ese fuera el problema, ya lo habrías detectado con anterioridad. Aun así, como última opción, no está de más que hagas una prueba.

¿Te ha resultado útil este contenido?
(Votos: 2 Promedio: 5)